Zozobra

Noviembre 28, 2014

“La paz de tu corazón
Y el vientre de tus mujeres
En los veneros del pueblo
Desde ahora y desde siempre
Varios tragos es la vida
Y un solo trago es la muerte”

Enrique Morente

Un apesadumbrado sentimiento de zozobra flota en el ánimo colectivo, en el alma nacional; adolorida.

Se expresa en cada oportunidad; casi sin pretexto, brota.

Sin duda, Tlataya, Ayotzinapa, las perversas adjudicaciones de hangares y trenes a los amigos del presidente y la estúpida casa blanca, aportan las lastimosas y elocuentes imágenes más recientes.

Lo sintetizan todo:

El agravio nacional por la rampante impunidad,

El hartazgo por la violencia,

La indignación por la corrupción,

y la rabia por la prepotencia.

El problema, es que no son casos aislados; sino casos emblemáticos, que desenmascaran una vergonzosa realidad que sistemáticamente se trata de ignorar.

En este país donde reina la simulación, la horrible realidad nos asaltó.

Las silenciosas enfermedades mortales que nos han secuestrado el ánimo y el futuro, estallaron una reacción en cadena incalculable.
La rabia se expresa multiforme en todos los segmentos de la sociedad, pero esa rabia mas que alumbrarnos y guiarnos, nos ofusca.

En la calle nos abordan los hombres y las mujeres inquietados con la demanda de que arreglemos este país.

Hace mucho tiempo que no nos encontrábamos en una situación tan crítica.

Es paradójico, porque han sido muchos los cambios y las reformas que se han impulsado; pero esta situación nos demuestra que falta algo fundamental.

Falta confianza y la población ya se cansó de discursos, de campañas publicitarias y promesas de políticos.

Es una terrible crisis de confianza que en cualquier país con régimen democrático parlamentario hubiera derrocado al gobierno en turno y en México se quieren resolver con un mensaje televisado de diez medidas de un Presidente que no alcanza a convencer.

Las expectativas promovidas durante su campaña electoral, las ilusiones envueltas para regalo de los que nos dijeron que si sabían gobernar, que iban a cambiar la estrategia de combate a la criminalidad, que prometieron crecimientos del doble del promedio de los últimos años, se han estrellado contra el muro de la incompetencia, la corrupción y el descrédito nacional e internacional.

Aun con el bono histórico de contar con una oposición dispuesta a impulsar las reformas rezagadas de gran calado, ésas a las que ellos se opusieron durante lustros por mero cálculo electoral, el barco hace agua.

Hacen falta medidas de mayor audacia y profundidad.

Hace falta una reforma del poder publico.

Una reforma de la manera como funciona el poder en México la manera como se mandata, se ejerce, se rinden cuentas y se pagan o no las consecuencias.

Una reforma que atienda, ataque y corrija la terrible desigualdad e injusticia que vive la mayor parte de nuestra población.

Una reforma que garantice que los beneficios del desarrollo se distribuyan de forma menos injusta y dispareja: entre pequeños grupos de privilegiados y con grandes mayorías marginadas y excluidas.

Hemos gastado demasiada energía en recurrentes reformas electorales y nos hemos quedado sin espacio y fuerza para impulsar la reforma de fondo; la Reforma de Estado, la reforma que le otorgue a los ciudadanos buenos gobiernos y buenas políticas públicas, sin corrupción, sin impunidad, sin autoritarismo, sin privilegios.

Las recientes propuestas de EPN se orientan a atender el tema policiaco y de administración de justicia pero desatienden el tema de la falta de confianza, la falta de resultados y el déficit de legitimidad que mantienen los gobiernos frente a la población.

En estos momentos de gran perturbación nacional referirnos a las razones originarias que nos acercaron al PAN nos ayudan a mantener la fuerza y el rumbo que requerimos para convertir los problemas en oportunidades de avance.

Los panistas nos acercamos al PAN porque no nos gusta la cultura priista y queremos construir opciones políticas distintas: Porque queremos cambiar lo que verdaderamente no sirve, lo que no funciona, lo que nos daña y limita.

Porque queremos cambiar el sistema y la cultura priista.

El mayor daño que nos ha heredado el anciano sistema priista es una tara cultural. Es el daño civilizador, que impuso y que sigue imponiendo, su hegemonía política a nivel federal y en la mayor parte de los estados..

La cultura priista basada en la corporativización, el clientelismo, la opacidad, corrupción, el fraude e impunidad.

La cultura que confunde el poder público con un patrimonio particular, personal o de Partido.

Nuestro partido y la lucha de los millones de panistas ha estado orientada a combatirla.

Pero también debemos reconocer, que cuando nuestro partido o nuestros gobiernos no combaten esta cultura priista, sino que la toleran o incluso la reproducen, estamos fallando rotundamente. La sociedad nos lo hace saber por distintas vías y una de ellas es retirándonos su apoyo electoral mandándonos al tercer lugar.

Por eso, cuando el PAN gana una elección y cuando logramos acceder a un gobierno municipal, estatal o a la presidencia de la república y no combatimos esta cultura (y cuando incluso la replicamos) perdemos armas y argumentos para las siguientes batallas electorales, y credibilidad y congruencia entre nosotros mismos.

El PAN debe de perseverar en esta lucha, aún después de esos eventuales fracasos para retomar su mandato fundamental: construir un mejor sistema político y una cultura de la democracia, la transparencia y la rendición de cuentas como hoy lo estamos demostrando con la iniciativa para un Sistema Nacional Anticorrupción.

El PAN tiene que asumir valientemente su responsabilidad en esta crítica situación.

Reconocer y corregir nuestros yerros, denunciar y combatir con contundencia las fallas y la corrupción propia y ajenas y proponer nuestras aportaciones comprometidas para su solución, eficaz y sistemática.

El PAN tiene una propuesta integral a partir de la doctrina humanista, liberal, modernizadora y democratizadora con la que contamos

El PAN es HUMANISTA:

El PAN antepone a la persona humana ante todas las decisiones de gobierno y políticas públicas. No a las decisiones para apoyar la economía y a las grandes compañías sino al bienestar familiar, al bien común.

Defendemos la vida, desde el momento de la concepción y hasta la muerte natural.

La embestida neoliberal y la tecnocracia hacendaria han impedido poner a la persona humana y a su familia en el centro de la acción pública.

Cada decisión debe llevar el rostro humano de los mas vulnerables, no la impronta de los logotipos de los monopolios y los oligopolios.

El PAN es LIBERAL

Defiende la propiedad y la iniciativa privada y el gobierno bajo el principio de subsidiaridad, tanta sociedad como sea posible, tan poco gobierno como sea necesario.

Debemos siempre distinguirnos por defender valientemente la agenda liberal y combatir la visión estatista, centralista y paternalista que caracteriza al pri y a sus gobiernos.

“El mayor obstáculo a la liberalización de la vida pública mexicana reside quizás en la cultura política mayoritaria del país. En muchos sentidos los mexicanos siguen mirando al Estado como el lugar de donde pueden venir mercedes y concesiones” (Héctor Aguilar Camín) p26

En México, todo gran negocio es monopólico u oligopólico y la gran mayoría son concesiones del Estado, por eso tenemos un capitalismo de cuates. Para que todos seamos capaces de disfrutar las libertades básicas del hombre, hay que mejorar las oportunidades de algunos, igualar en algo a los desiguales. Quien quiera defender a fondo las libertades del liberalismo, tendrá que llegar a la conclusión de que hay que poner primero un piso mínimo de las igualdades.

Eso es lo que intentamos con la consulta popular para contar con un salario mínimo digno. La fronda liberal, (Héctor Aguilar Camin) p 33

El PAN es DEMOCRATICO y DEMOCRATIZADOR

La democracia implica tolerancia, reconocimiento a las diferencia, fortalecimiento a las instituciones y cultura de la legalidad.

El PAN ha sido desde su fundador, constructor de instituciones y formador de ciudadanía

Aspiramos a limitar a nuestros gobernantes con libertad, democracia y rendición de cuentas y dar mas poder a los ciudadanos de manera subsidiaria y solidaria.

Por eso impulsamos la reforma estatutaria reciente y ahora, menos del 20% de nuestras candidaturas serán por designación. Nuestros dirigentes y nuestros candidatos hoy son electos por el voto directo de todos nuestros militantes y esto ademas de congruencia, será arma competitiva.

Pero también es nuestra brega de eternidad, nuestra causa civilizadora, el consolidar la democracia en nuestro país como forma de vida y de gobierno. Y en este camino aún nos falta un gran trecho por recorrer en la gran mayoría de los estados del país que sostienen gobiernos y gobernadores autoritarios y corruptos.

El PAN es MODERNIZADOR

Cambio es un concepto permanente del panista en el gobierno y en la oposición.

Es el concepto de la mejora continua y del combate a las malas prácticas para construir un país de oportunidades que nos permita sacar lo mejor de cada uno de nosotros mismos para la construcción del bien común.

El PAN es aun agente de cambio y motor de modernidad.

Por eso somos reformadores consuetudinarios aún cuando no estemos en el gobierno.

El PAN no es una oposición.

El PAN es una fuerza perseverante y resiliente para cambiar y mejorar a este país.

Somos una fuerza política que combate a una cultura autoritaria, clientelar y corrupta; la cultura secular del PRI.

La cultura del PRI es la oposición a nuestra doctrina, a nuestros valores y a nuestra plataforma panista.

Pero, cuando un gobierno distinto al nuestro se acerca y acepta nuestras propuestas, el PAN no claudica cuando colabora. El PAN claudicaría si por soberbia o mezquindad no colaborara.

De igual forma, cuando el PAN llega al gobierno y no combate esa cultura, cuando no cambia el viejo sistema de poder, de privilegios y prácticas priistas, el PAN claudica a su mandato ciudadano de cambio y transformación.

Por eso buscamos espacios de poder público por la vía electoral y por eso avanzaremos en junio de 2015, para tener poder de cambio y de transformación que debemos aprovechar al máximo con congruencia y eficiencia para avanzar en esta agenda.

Por eso, desde hoy convocamos para transformar esta severa crisis de liderazgo político y de insatisfacción social, en energía y capacidad de desmantelar nuestro añejo y disfuncional sistema político.

Pero Peña no acierta cuando propone un decálogo de medidas que no combaten a la impunidad, la desigualdad y la corrupción, que son la base fundamental del problema que vivimos.

Porque:

La impunidad no desaparece, con mas iniciativas de reformas, constitucionales o legales.

La desigualdad no se resuelve con inversión en infraestructura en los estados del sureste.

La corrupción no se combate con un portal de proveedores y poniendo en compranet las licitaciones. (cosa que por cierto ya se hace desde hace tiempo, desde Fox)

El Estado de Derecho no es una reforma mas, es una cultura diferente, es una cultura de la legalidad.

El conflicto de la Casa Blanca no se resuelve con una cuestionada declaración patrimonial y sino con la sanción correspondiente a un evidente conflicto de intereses.

La debilidad de los municipios no se resuelve desapareciendo a sus cuerpos policiacos sino fortaleciendo al federalismo.

La atención a víctimas no se resuelve con un numero 911, sino con un sistema de seguridad competente que esté del otro lado de la línea telefónica.

La exclusión y la desigualdad no desaparecen con la consigna: “Todos somos Ayotzinapa” solo porque la profiera Peña Nieto

Impunidad, desigualdad y corrupción son problemas sistémicos que reclaman una visión de Estado que los resuelva.

Una visión de Estado como la que el PAN pregona: humanista, democrático, liberal y modernizador.

Es el momento de que el PAN impulse sus propuestas para sacar al país adelante

Toda crisis, por dolorosa, grave y compleja que sea, es también una oportunidad.

Esta crisis representa una oportunidad para mejorar y reformar al Estado Mexicano, lo que de fondo no funciona del Estado mexicano. Para cambiar la corrupción, la desigualdad y la impunidad.

Y en esto, el PAN tiene las mejores ideas y valores del alma, la mejor doctrina y plataforma.

En ellas se resume lo que los panistas buscamos desde que nos acercamos a participar en la política:

Cambiar de fondo al sistema político que creó el PRI a su imagen y semejanza.

Cambiar al sistema que genera impunidad, la desigualdad y la corrupción.

Promover un nuevo sistema con la doctrina del PAN; humanista, liberal, democratico y modernizador de nuestro país para lograr:

Una vida mejor y mas digna, justa y equitativa para todos los mexicanos.

Para esto llegamos aquí.

IMG_0916.JPG

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s