Conferencia de prensa de Gustavo Madero Muñoz, quien anunció licencia como Dirigente Nacional

Gracias por acompañarnos en este día.

Le agradezco a mi esposa Maru, a Sofía mi hija que me acompañan en este día tan importante.

Hace poco más de tres años busqué la Presidencia Nacional de mi partido.

Lo hice convencido de que el PAN es el mejor partido que tenemos los ciudadanos para construir un mejor país y un mejor futuro, lo hice consciente de que el PAN estaba enfrentando problemas internos de cohesión, de permeabilidad social, de proyecto, de narrativa y de haber sucumbido a muchas de las prácticas políticas que criticamos y combatimos durante las primeras seis décadas de nuestras existencia.

Lo hice conociendo que veníamos perdiendo terreno electoral, y disminuyendo consistentemente los resultados de las elecciones en las que participábamos.

Basta recordar los resultados de las pasadas elecciones a la Presidencia de la República.

En el año 2000, con Vicente Fox, ganamos con un 43% de la votación; en el año 2006, con Felipe Calderón, ganamos con un 36% de la votación; y en el año 2012, con Josefina Vázquez Mota, perdimos obteniendo sólo un 25% de la votación.

Algo no estábamos haciendo bien, ya que disminuíamos el apoyo popular de nuestro partido de manera consistente, casi un 2% anual.
Sin embargo, esta falta de apoyo no menguaba la certidumbre que teníamos de que el PAN era el mejor partido político para cambiar a México, que era y es el mejor partido por sus principios, por su doctrina humanista, democrática, liberal y reformadora.

Qué quiero decir con esto, que el PAN es el mejor partido porque es un partido humanista, porque promueve la dignidad de la persona humana, la solidaridad, la subsidiariedad, un partido que defiende la vida y los principios de la ética en la política y la construcción del bien común, sobre el bien particular.

Que el PAN es el mejor partido, porque es un partido civilizatorio, democrático y democratizador, que promueve la formación de ciudadanos, de instituciones y de prácticas democráticas como método privilegiado para resolver la cosa pública, para la incorporación plural, para la incorporación representativa de todas las voces y visiones e intereses en la deliberación y en el devenir nacional, que el PAN es el mejor partido porque es un partido liberal que construye este andamiaje de oportunidades y que garantiza este entramado de derechos para detonar la libertad individual, responsable y creativa para el fortalecimiento pleno del ciudadano, de su familia, de su comunidad y de su entorno.

Que es el mejor partido por ser un partido reformador y transformador, que a base de las mejores ideas y las mejores prácticas de gobierno permite descubrir lo mejor de nosotros mismos y potenciar nuestro crecimiento económico y el fortalecimiento de nuestro entramado social.

Con nuestros primeros gobiernos fuimos impulsando muchos de nuestros principios y doctrinas en los diferentes programas e iniciativas de nuestros gobiernos, así la irrupción del concepto de la transparencia y el respeto a la información por parte de los ciudadanos como una condición indispensable de nuestra democracia, se plasmó en nuestro sistema político a partir de la llegada del PAN al poder.

La libertad de opinión, la libertad de manifestación y el respeto al funcionamiento de los tres poderes como órganos autónomos y la pluralidad como una realidad política florecieron durante nuestros gobiernos panistas.

El uso responsable de los recursos y las finanzas públicas para proteger el patrimonio de las familias, darle estabilidad y condiciones económicas al país para impulsar su crecimiento se consolidaron durante los gobiernos del PAN.

Una nueva época, de poder desconcentrado, expresada desde el primer momento cuando Vicente Fox anuncia que se reconocía una nueva realidad política en nuestro país fue cuando dijo la famosa frase de que el Presidente propone y el Congreso dispone

De igual forma, la mayor ampliación de derechos humanos y sociales y de oportunidades para todos los ciudadanos se dieron en estos 12 años de gobiernos; sin duda, grandes logros tuvo México bajo las administraciones del PAN en el Gobierno federal.

Sin embargo, paradójicamente el respaldo electoral de nuestro partido se fue mermando y el partido mismo se fue debilitando, varios errores en mi experiencia, las visiones patrimonialistas de la política y del partido las fallas de comunicación y la … de lo trascendente sobre lo accesorio, la incorporación de prácticas que siempre criticamos, como el autoritarismo, el corporativismo, la corrupción, entre otros, pero sobre todo, el no desmantelamiento del antiguo régimen son algunas de las principales temas que debemos de recordar en una indispensable y necesaria autocrítica.

Por esta paradójica realidad de saber que éramos la mejor opción, pero que estábamos fallando busqué la Presidencia de mi partido en el año 2010, durante estos tres años hemos trabajado y tratado de corregir algunas de estas fallas en el proceso de evaluación, de corrección y de mejora de nuestro partido y de nuestros gobiernos.

Proceso que es difícil, pero que es indispensable para seguir aspirando a cumplir con este mandato, con este anhelo ciudadano de que el PAN sea el partido del cambio cultural, el partido que sea finalmente el instrumento para formar ciudadanos, para formar conciencia crítica y motivación para la acción, en la noble misión de construir una nueva cultura política en México.

Esa nueva cultura que sea democrática, que sea incluyente y plural, que despierte el potencial latente de nuestra fuerza social para combatir a los monopolios, los privilegios, la injusticia y la desigualdad.

Por eso, hoy pido licencia, pido licencia para continuar, pido licencia para seguir avanzando en este proceso de evaluación de nuestros errores, de la defensa de nuestros logros, pero sobre todo, en el proceso se perseverar en esta brega, la brega de construir una nueva cultura, conformar un nuevo sistema político, ese que defienda los derechos de los ciudadanos y que combata a estos poderes fácticos que obtienen rentas y privilegios al margen del Estado de Derecho y a costa del bienestar de las mayorías.

Para eso pido licencia y para esto les anuncio que seguiré luchando, participaré en el proceso de la renovación de la Dirigencia Nacional con estas ideas y con estas propuestas.

Habrá quienes propongan ideas, visiones o narrativas diferentes, ésta es parte de la democracia.

Lo que no es democrático es la descalificación del proceso y de las autoridades; lo que no es democrático es la denostación del adversario; lo que no es democrático es la calumnia, como método para lograr pírricas apariciones en columnas de los periódicos que sólo dañan al partido y que alejan a los ciudadanos.

Hay quienes pregonan que el PAN está dividido y fracturado, confunden la diferencia y la pluralidad con la democracia, confunden mayoría con unanimidades acríticas y sometidas; yo creo en la unidad, producto de la expresión plural, la unidad que construyen las mayorías democráticas, la que resuelven sus diferencias de manera institucional y transparente.

La mejor manera de demostrar la verdadera unidad institucional de mi partido, no está en esas críticas u opiniones de algunos, sino los resultados y los logros del pasado reciente.

La unidad que hemos podido demostrar en los hechos, cuando pudimos resolver de manera democrática e institucional la reforma de nuestros estatutos para mejorar nuestro funcionamiento interno y sobre todo para darle mayor poder al militante.

La unidad que mantuvimos cuando logramos elegir internamente a nuestros candidatos y cuando logramos importantes triunfos electorales en los pasados 14 procesos en los que crecimos en un 35 por ciento de la población que gobernábamos.

Y más importante aún, la unidad de nuestras bancadas cuando logramos aprobar la agenda del partido en las 10 reformas constitucionales que contienen ese ADN panista, el ADN de la apertura, de la transparencia, la competencia y el combate a los monopolios públicos y privados, en las telecomunicaciones, en la educación, en la política, en la reforma electoral, en la competencia económica y en la reforma energética.

A esa unidad, a esa unidad de lo fundamental yo aspiro y por ella trabajaré incansablemente, en la unidad del propósito, en la unidad de los principios, en la unidad democrática y en la unidad institucional.

Sin duda hay dos narrativas que ya desde ahora se pueden identificar plenamente: la narrativa de aquellos que pregonan el fin del partido de los principios, los que asustan con desbandadas o desmoronamiento de nuestra militancia, los que acusan falta de rumbo o de estrategia, los que hacen querer parecer a nuestro partido como el mundo de la corrupción, la división, el conflicto y la derrota electoral y desdibujado y sin rumbo.

Yo, amigas y amigos, no creo en esa narrativa. En la que yo creo es en la que nos ubicamos quienes nos centramos en los avances y los logros de nuestro partido, al tiempo que reconocemos y trabajamos para corregir nuestro yerros y omisiones, con la conciencia plena de que la verdadera recuperación del PAN se da, como ya se está empezando a dar, cuando recobramos nuestra vocación de lucha contra los dolores y las enfermedades sociales, que genera la pobreza, que genera el autoritarismo, los privilegios, la corrupción, la impunidad, la injusticia, y sobre todo, la desigualdad.

El PAN volcado hacia lo social, el PAN volcado hacia lo exógeno, lo humano, lo trascendente; es a ese PAN de las ideas, de los valores, de la deliberación y la propuesta, de las definiciones políticas claras, de los compromisos sociales asumidos y de la lucha valiente contra el autoritarismo y los privilegios es al que yo aspiro.

Es a ese PAN, motor de nuestra historia nacional, para avanzar en la democratización y el desarrollo de los mexicanos.

Es a ese PAN que gana más cuando cambia realidades de injusticia y marginación, cuando transforma al sistema y a la cultura política, es a ese PAN al que yo los invito a seguirlo fortaleciendo en un próximo periodo al frente del CEN en el 2014-2015.

El día de ayer mis amigos, no porque me lo pidieran, no porque me lo exigieran ni los estatutos ni los reglamentos, sino por una auténtica convicción democrática he solicitado licencia para separarme del cargo de Presidente del partido y pedir el voto a todos nuestros militantes y consolidar un partido unido en su democracia, sus principios, sus valores y para seguir construyendo y consolidando este PAN ganador.

Muchas gracias.

20140302-143523.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s