Discurso para el registro como candidato a Presidente del Partido Acción Nacional

Estimados compañeros

Consejeros Nacionales,

Miembros y simpatizantes del Partido Acción Nacional

Estimados amigos

Es un orgullo para mí estar el día de hoy en la sede de nuestro Comité Ejecutivo Nacional y participar en este proceso de definición política, tan trascendente para nuestro partido y para nuestro país.

Los mexicanos están esperando de los panistas, que procesemos nuestro relevo de la dirigencia nacional, de una manera institucional y democrática; y sobre todo, que salgamos fortalecidos en este proceso con energía recargada; con un ánimo renovado, para redoblar el entusiasmo y el apoyo de los ciudadanos a nuestros gobiernos, a nuestros candidatos y sobre todo, a la agenda de la transición y modernización que desde hace décadas impulsamos.

Agradezco la presencia de ustedes que me han apoyado desde el principio, y agradezco también a quienes cada día, se suman en este equipo para encabezar la nueva dirigencia nacional.

Esta nueva dirigencia, aspira lograr que nuestros valores y nuestro patrimonio ideológico doctrinal, inspiren una gran acción ciudadana en todos los ámbitos y en todos los rincones de nuestro país.

En 1939 el PAN nació, como una propuesta ciudadana de cambio para construir un México verdaderamente democrático, justo y respetuoso de la dignidad humana.

Llevamos ya más de 71 años siendo un partido de ciudadanos y para los ciudadanos; un partido que busca construir una unidad de Nación priorizando el interés de la Patria sobre el interés particular; un partido que reconoce y defiende la dignidad de la Persona Humana; un partido cuyo fin es construir juntos el Bien Común, entendido como la prevalencia de la justicia, la libertad y los derechos de los ciudadanos.

El poder por el poder, nunca ha sido el fin de Acción Nacional.

Por el contrario, intentamos gobernar, con la única finalidad de ser factor de posibilidad para alcanzar el bienestar de todos los ciudadanos.

Estos valores, entre muchos otros, son los que nos legaron Don Manuel Gómez Morín, Don Efraín González Luna; Don Luis H. Álvarez; el “El Maquío”, y Carlos Castillo Peraza.

Por todos ellos y por su inspiración, les propongo relanzar Acción Nacional, reivindicando nuestra herencia ideológica y logrando contemporaneizar nuestra plataforma, ante un México moderno, ante un mundo globalizado y en el contexto de un partido que es gobierno, para bien de México, desde el año 2000.

Hoy nuestro partido enfrenta nuevos retos.

Es inaplazable evolucionar, conservando los valores que nos identifican.

Como bien decía Castillo Peraza:

“Gómez Morín fundó una tradición. Quienes crean en la obra de Gómez Morín deben ser capaces de fundar otra, porque si no, traicionarían el espíritu de Gómez Morín, que es fundador de tradiciones.

La tradición no es nada más, la conservación de algo que se hereda, sino la capacidad de traducirlo, para que pueda ser tradición otra vez en el futuro”.

Esta propuesta de renovación significa sobrepasar el letargo y ser capaces de mirar hacia adelante y alcanzar una segunda victoria cultural; es ser capaces de demostrar las bondades del proyecto de transición y de modernización de nuestros gobiernos, como el que ahora encabeza nuestro compañero panista y presidente de todos los mexicanos, Felipe Calderón Hinojosa.

Tenemos frente a nosotros el reto de volver a constituirnos como fuerza política mayoritaria, lo que será crucial para ganar en las elecciones presidenciales en el 2012 y seguir impulsando las reformas, que nos permitan construir un México próspero, moderno, seguro y democrático.

Tenemos que distinguirnos por nuestra visión ética de la política, por nuestra vocación social y democrática; y por nuestro compromiso en la lucha contra la impunidad, los privilegios y los monopolios.

Nuestra premisa debe ser combatir la corrupción en todos los niveles y promover la transparencia y la rendición de cuentas en la actuación de todos los funcionarios y gobiernos panistas.

Como decía Don Manuel Gómez Morín

“Acción Nacional nunca se casará con un régimen, ni aún, con el que pudieran formar hombres suyos llegados al poder.

Acción Nacional cree que el poder no es un título, sino que hay que estar mereciéndolo o ganándolo de momento a momento”.

Quiero también abordar un tema que ha ido tomando cada vez mayor relevancia: las alianzas y coaliciones electorales.

En esta cuestión no deben caber posiciones radicales o intransigentes.

Las alianzas y las coaliciones del PAN con otras fuerzas políticas, son válidas en tanto no nos resten identidad o quebranten nuestros principios; pero sobre todo, en tanto sean respaldadas y apoyadas por los ciudadanos, a quienes nos debemos.

Y es precisamente esa actitud incluyente y plural, así como el respaldo ciudadano, los que deben animar nuestra voluntad de unirnos con otros, sin perder nuestra naturaleza, ni nuestras convicciones.

Las pasadas elecciones fueron históricas.

Fuimos testigos de un ejercicio ciudadano en donde lo que predominó, fue la voluntad de fortalecer nuestra democracia.
Los ganadores, fueron los ciudadanos, los que con su participación, validaron las alianzas y optaron por priorizar el interés general;

Los perdedores, fueron los gobiernos anquilosados; fueron quienes se negaron a reconocer los derechos de los ciudadanos, para no ceder sus privilegios o perder sus cacicazgos.

Las alianzas probaron ser, una respuesta legítima para trabajar por una causa superior, por una causa común.

Por eso, hoy también les propongo, que construyamos una gran alianza interna entre nosotros. En la que sepamos privilegiar nuestro proyecto común, por sobre nuestras naturales diferencias y perspectivas particulares o de grupo.

Como partido ciudadano que somos, tenemos que garantizar una atención cada vez más eficaz y oportuna a los principales problemas, demandas y aspiraciones de la gente.

La mejor manera de lograrlo es promoviendo y apoyando la participación y la inclusión de los liderazgos ciudadanos.

En las palabras de Don Manuel Gómez Morín:

“Acción Nacional es un movimiento de mexicanos esforzándose por cumplir con su deber, para ver si es posible lograr que haya en México, un positivo renacimiento de la ciudadanía, base única en la que puede fincarse la vida limpia, suficiente y libre de una nación”.

Eso es precisamente que les propongo: trabajar para que el PAN fortalezca su compromiso y su alianza con la ciudadanía.

Queremos apoyar, junto con la sociedad, la democracia y la transparencia; combatir la pobreza y la marginación; defender el pleno respeto a la dignidad humana; fomentar la educación y todo aquello que ayude a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Con base en esta agenda ciudadana, tenemos que construir nuestras plataformas y elegir a nuestros candidatos.

Pero también, será necesario consolidar procesos internos que nos garanticen seleccionar a la gente más honesta y más capaz para candidatos en los procesos electorales y para integrar los diferentes órganos internos del partido.

Propongo que impulsemos procesos de afiliación flexibles y simples para todos los ciudadanos, especialmente para los jóvenes; para que conozcan y enriquezcan nuestros principios y nuestra visión.

Además de revisar y modernizar nuestra organización interna, es menester mejorar la coordinación de acciones y políticas entre el partido y sus gobiernos, sus grupos parlamentarios, sus comités estatales y municipales.

Porque un partido bien articulado, es un partido fuerte y eficaz.

La relación óptima entre nuestro partido y nuestros gobiernos, se define por la máxima colaboración posible; pero ninguna subordinación admisible.

Compañeros panistas:

Para que México avance y sea el país que anhelamos, tenemos que fortalecer a Acción Nacional.

Sin lugar a dudas, el PAN es el partido mejor configurado para ayudar a México, a resolver sus graves rezagos y a concluir nuestra lerda transición.

Somos la mejor opción, porque somos el partido con mayor tradición democrática en México; porque nacimos como un partido ciudadano, que trabaja por y para los ciudadanos. Porque llevamos 7 décadas impulsando las reformas políticas y económicas que nuestro país necesita.

Tenemos en nuestras manos la enorme responsabilidad de relanzar a Acción Nacional y de mantener y multiplicar la confianza de nuestros electores.
Es hora de realizar los cambios que necesita nuestro partido al interior y al exterior, porque en México, los ciudadanos están contando con nosotros.

Dejemos atrás las sombras de la falta de entendimiento y abracemos con toda fuerza las profundas aspiraciones de los mexicanos.

Por mi parte, refrendo ante ustedes mi compromiso irrestricto, con el respeto a los principios y valores de Acción Nacional, con su modernización, pero sobre todo, con su carácter eminentemente ciudadano.

Resumo en una frase mi propuesta:

Con los panistas: unidad.

Con los ciudadanos: compromiso

Muchas gracias.

 Gustavo Madero

2 comentarios en “Discurso para el registro como candidato a Presidente del Partido Acción Nacional

  1. Playas de Rosarito, Baja California, México

    Excelente y positivo. El Discurso para el registro como candidato a Presidente del Partido Acción Nacional. Es el documento de mi agrado.

    Un saludo especial y un fuerte abrazo Gustavo.

    Alfonso Tolentino Gonzalez
    22 Octubre 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s