Seminario Internacional: Regímenes Políticos, Formas de Gobierno y Coaliciones Políticas

Organizada por el Instituto Belisario Domínguez.

16 de agosto de 2010

Muy buenas tardes tengan todos ustedes, senador Carlos Navarrete Ruiz, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, senador Manlio Fabio Beltrones, presidente del Instituto Belisario Domínguez, diputado Francisco Pina Cuenca, presidente de la Mesa Directiva de las Cortes de Aragón y de España y de la Fundación Manuel Giménez Abad, de Estudios Parlamentarios y Autonómicos; Dr. Héctor Fix Zamudio, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM; Excelentísimo Embajador de España en México Manuel Alabart Fernández-Cavada; Dr. José Tudela, de la Fundación Manuel Giménez Abad, estimados compañeros senadores, integrantes del Instituto Belisario Domínguez, senador René Arce, senador Fernando Castro Trenti, senador Ricardo García Cervantes, vicepresidente de la Mesa Directiva y senador Arturo Núñez Jiménez, vicepresidente de la Mesa Directiva, estimados amigos, estoy muy alentado al participar en la instalación de este “Seminario Internacional sobre Regímenes Políticos, formas de gobierno y coaliciones políticas”, en un momento extraordinariamente crucial para nuestra aletargada transición democrática.

Y menciono aletargada, porque si hoy celebramos 99 años de haber tenido en México, en octubre de 1911 la primera elección democrática para elegir a un presidente de la República, debemos de preguntarnos como Nación cuántos años debieron de transcurrir para que ocurriera la segunda elección democrática para presidente de la República en México, incluso para preguntarnos más allá cuántos años deberán de pasar para garantizar elecciones plenamente democráticas en todas las entidades de nuestro país.

¿Estamos satisfechos con lo alcanzado en nuestra democracia?, ¿estamos satisfechos con el funcionamiento de nuestro sistema político?, ¿hemos avanzado con decisión y con rapidez en los cambios profundos que hoy nos reclaman los mexicanos?: Creo que fácilmente podemos coincidir que no.

Por eso me da mucho gusto estar aquí, para participar en esta reflexión plural y por eso quiero aprovechar para externar mi reconocimiento y agradecimiento a los organizadores de este oportuno e importante seminario.

Agradezco el apoyo del Instituto Belisario Domínguez, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM y de la Fundación Manuel Giménez Abad de Estudios Parlamentarios que hicieron posible que hoy todos nosotros estemos aquí.

Estos ejercicios de diálogo son muy importantes para proponer y realizar los cambios que hoy requiere nuestro disfuncional sistema político y de gobierno, estoy optimista porque analizar las experiencias de otros países y poder compartir la nuestra en el preludio del inicio del periodo ordinario de sesiones puede ayudarnos a retomar el momento para dictaminar las iniciativas en materia de reforma política, empezando por la presentada por el presidente de la República el pasado 15 de diciembre, pero también las presentadas por todos los grupos parlamentitos representados en el Congreso, legisladores en lo individual, incluso la que nos acaba de presentar precisamente la Comisión de Gobierno de la ALDF. En estas discusiones los mexicanos deberemos identificar cuáles cambios y reformas a nuestro sistema político y de gobierno pueden permitirnos superar mejor los obstáculos para la formación de mayorías estables para fortalecer la participación de los ciudadanos en la cosa pública y para erradicar la falta de consecuencia de la inacción o la irresponsabilidad legislativa.

Como todos sabemos el debate sobre las ventajas y desventajas del régimen presidencialista frente al parlamentario no es un tema nuevo, nuestra aletargada transición se ha fincado más en las reformas al sistema electoral que ha reformar al sistema político mismo, nos hemos concentrado más en modificar las fórmulas para acceder al poder que en los cambios que garanticen su buen funcionamiento, en materia electoral hemos avanzado un poco más que en el tema sustantivo del sistema político y de gobierno.

El sistema político que hoy mantenemos corresponde más a esa realidad política característica de nuestra larga época de presidencialismo monopólico y autoritario, prevaleciente hasta hace apenas una década, por eso ese traje de adolescente ya no lo que acomoda al México, a ese México que empieza a embarnecer en su democracia, a ese México que empieza a embarnecer en su pluralidad, en la autonomía de sus Poderes, en el fortalecimiento de su Federalismo, por eso hoy tenemos que analizar y determinar cuáles deben ser las reformas políticas e institucionales que más nos pueden ayudar para fortalecer la gobernabilidad democrática y robustecer la representación de todos los intereses de la sociedad de nuestro sistema político.

Tenemos que analizar las reformas políticas de última generación impulsadas en las diferentes democracias del mundo, América Latina cuenta con una tradición presidencialista no considerada disfuncional como lo es en el caso de México, de hecho hay casos exitosos en los que se ha llegado a base de importantes esfuerzos nivelar los pesos y contrapesos para cada poder del Estado, muestra clara de ellos son las facultades que los Ejecutivos latinoamericanos pueden para presentar iniciativas preferentes tener derecho de veto total o parcial, así como la expedición de decretos u otras facultades legislativas extraordinarias, lo que buscan estas medidas es mantener el equilibrio de poderes y romper la parálisis y la disfuncionalidad, pero los cambios y las recetas no pueden ni deben ser los mismos en todos los países, la realidad política, social y cultural de cada lugar es distinta, por eso necesitamos definir las reformas para el México de hoy, para lograr un verdadero equilibrio entre el Poder Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial, nuestro país es una democracia en transición aletargada con un régimen presidencialista simbólicamente fuerte pero jurídicamente acotado.

Por el afán de contrarrestar ese poder simbólico fuerte, meta constitucional, con el que durante largo tiempo contó la figura el presidente, la ciudadanía comenzó a votar en las elecciones al Congreso por partidos diferentes al jefe del Ejecutivo, esta situación empezó a frenar, inmovilizar, iniciativas provenientes del Ejecutivo en el Poder Legislativo, algunas veces por considerarlas poco adecuadas, pero algunas otras simplemente por no provenir del partido mayoritario en el poder, frente a esta situación y con la finalidad de velar por el interés nacional más allá de las preferencias partidistas es necesario analizar las iniciativas de reforma política.

Hoy estamos ante el gran reto de equilibrar mejor la distribución del poder del Estado, de mejorar la gobernabilidad y la eficacia de nuestra democracia y fortalecer la capacidad de cooperación de los tres Poderes de la Unión.

Amigas y amigos, este año 2010 es un año cargado de significado y trascendencia, la primera evocación que nos da el año 2010 es precisamente que tenemos doscientos años de vida en común como nación independiente pero la segunda vocación debe ser la conmemoración de 251 años de la reforma liberal, en la que México alcanzó temas que nos permiten debatir precisamente con esa separación del Estado y la Iglesia y que han permitido construir un sólido cimiento de nuestro Estado moderno y que ha permitido la discusión democrática respetuosa de debate en temas polémicos como el matrimonio entre personas del mismo sexo, la despenalización del aborto, la muerte asistida a pacientes con enfermedades terminales, entre otras.

Doscientos años de Independencia, 151 años de Reforma Liberal, 100 años de la Revolución de esa primera elección democrática, 10 años de la alternancia. 2010 debe ser, debe constituir, precisamente, el año de las reformas y la modernización de nuestro sistema político, el año en que sentemos las bases para un México más justo y más próspero.

Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s